La mentira aprendida VIII

- Gabriel, por favor, toma asiento. El marqués Guzmán no había tardado mucho en aparecer por su casa. - ¿Cómo te encuentras mi querida Amelia? - Como un barril lleno a punto de estallar, la verdad -miró su vientre- tengo un poco de miedo. - No ayudó que te contara lo que le pasó a... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑