La rueda del destino VII

Había estado observando a los vecinos todo el día. Aprovechó cuando salieron por la tarde para colarse por la galería de su piso y esperar. Debía intervenir en el momento exacto. Mientras, estudiaba para el siguiente examen. Era una suerte saber qué preguntas habría y cuales había fallado. Pero, su cabeza no la dejó profundizar... Leer más →

La rueda del destino VI

Sólo entrar en su habitación del ala de psiquiatría, ve a un hombre de mediana edad agazapado detrás de una de las camas. -Alfredo, no asustes a tu nuevo compañero -el enfermero señala la cama contraria- esta es la tuya. Cierra la puerta y se va. -Elfos -chilla Alfredo- cuidado que muerden y te convierten.... Leer más →

La rueda del destino IV

- Creo que me he resfriado -dijo Sofía tosiendo-. Álex le tocó la frente. -Te noto un poco caliente. Por si acaso, quédate en casa. Le sonrió y se fue a trabajar. Esperó hasta que no oír sus pisadas, corrió al baño y cogió el cuaderno. Empezó a escribir para desahogarse. Álex impaciente, paseaba por... Leer más →

La rueda del destino III

Una semana más tarde, estaba loca por volver a su tiempo. Podía parecer un chollo poder repetir la historia, pero, hay veces, que repetir lo que siempre harías igual, no cambia nada. Ese era al punto donde había llegado ella, aunque, estaba visto que, salvo ir viviendo los días, poca cosa podía hacer. Su relación... Leer más →

La rueda del destino II

La mañana siguiente despertó abrazada a él. Miró el despertador y se levantó de golpe, llegaba tarde a la oficina. -¿Qué haces? -Llego tarde al trabajo. Él se incorporó sorprendido. -¿Has conseguido un trabajo por las mañanas y no me has dicho nada? ¿Cómo lo vas a combinar con las clases? Se quedó parada con... Leer más →

La mentira aprendida X

EL FINAL - Nunca pensé que tendría que obligarte -le recorrió el abdomen con el filo del cuchillo- parecías tan solícita conmigo mientras flirteábamos en las fiestas. Pensaba que, si nos casábamos, te unirías a las sesiones de sexo con mis chicas -le cortó uno de los cordones del corsé- no como Belinda ¿Me descubrió,... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑