Sin decir nada VII

-¿Me está oyendo Emma?- alguien le cogió el brazo- parpadee si me oye.

Consiguió enfocar un poco la imagen, un hombre rubio con ojos verdes le ponía una mascarilla de oxígeno.

Ella parpadeó.

– Ha tenido un accidente de coche muy grave- le estamos llevando al hospital y seguramente tendrán que operarla porque tiene la pierna muy mal. Parpadee una vez para sí y dos para no.- se acercó a su cara- ¿siente dolor?

Ella parpadeó una vez. De pronto, una máquina empezó a pitar sonoramente y todo se volvió a sumir en una profunda oscuridad.

Estaba mojada, sentía arena a su alrededor, no podía tomar ninguna bocanada de aire y empezó a regurgitar agua.

-¿Crees que saltando de un acantilado vas a hacer que desaparezca?- Adrián, siempre él-.

Se incorporó de golpe, tenía que volver a la realidad.

– Tengo que irme de aquí – le apartó de su lado y se acabó de levantar, de pronto sintió un mareo y tuvo que apoyarse en una palmera que había cerca- he tenido un accidente, Nino y mis padres deben estar como locos.

– Por si todavía no lo sabes, irte de aquí a un sitio u otro no depende de ti.

Ella empezó a llorar y se volvió a sentar encima de la arena.

– ¿Por qué tú?- le pegó un manotazo en la camisa- hacía años que no te veía y mi vida iba bien…bueno, sobrevivía- él la abrazó- quería empezar de cero ¿sabes? Por fin, había dejado de llorar y de dormirme encima de tu carta cada noche- ella se aferró más fuerte y le miró a los ojos- Sí, lo sigo teniendo todo, no he tirado nada- le apartó- Siempre he sabido que eres el amor de mi vida y que es imposible estar contigo, pero, por mucho que lucho, ahí estas, anclado en mi corazón- le dio la espalda- Cuando despierte, si es que lo hago, esto será un sueño más. Me pienso alejar de ti lo que pueda.

– ¿Por qué no podemos estar juntos, eh?- ella se volvió para responderlo, pero, calló- Hemos tenido momentos únicos e irrepetibles que sólo se consiguen con la persona que realmente quieres. Yo también he intentado mil veces comenzar de nuevo y me ha sido imposible- le cogió las manos- ninguna mujer ha podido sustituirte y tampoco ha habido ninguna a la que haya podido amar sinceramente como a ti.

– Sabes perfectamente que juntos no hacíamos más que discutir y mentirnos- se miraron a los ojos- me dejaste claro que no soportabas como soy. Por eso, me fui.

– Te fuiste con Rubén, no sola- Adrián fue hasta la línea del agua, el sol estaba llegando al ocaso-.

– Lo sé. Era un buen hombre y estaba muy enamorado de mi. Cerró los ojos a mi melancolía y omitió el hecho que nunca pude quererle como él a mi. Llegó en nuestro peor momento y me ofreció un nuevo camino en blanco por recorrer, pero, por mucho que lo intenté, ese sendero era engañoso y ya estaba pintado con tu esencia – le abrazó por la espalda- sé que más allá de lo que pasara entre nosotros, eso nunca me lo podrás perdonar y tampoco debes hacerlo. Tienes que encontrar a una mujer que pueda ofrecerte un lienzo en blanco y quererla por lo que es.

– Sólo te quiero a ti.

De pronto, otra vez la oscuridad.

– Mamá- oyó la voz de Nino, notaba el calor de su mano- mamá está despertando.

Consiguió vislumbrar sombras y oyó a sus padres.

– Emma, cariño, estamos aquí ¿Como estás?

Abrió del todo los ojos. Estaba en una habitación de hospital, no sentía nada y no podía moverse. Notó que tenía algo en su pierna izquierda.

– Te la has roto y tienes una escayola- dijo su madre- también, te han operado las costillas y han tenido que quitarte el bazo, pero, dicen que te pondrás bien- le acarició la cabeza- ¡Vaya susto nos has dado mi niña! la policía nos ha dicho que te habías saltado el stop y el camionero no te vio.

– No la agobies Julia- intervino su padre- ya tendremos tiempo de hablar, lo importante es que está viva.

Nino la abrazó y lanzó un grito de dolor, el niño se apartó de golpe.

– Nino, puedes abrazarme, pero un poco más flojo peque.

Entró un médico en la habitación. Se llamaba Francisco, le puso el termómetro bajo el brazo, revisó el gotero y la auscultó, también, le miró el pecho y la pierna.

– ¿Le duele el pecho?- ella asintió- es normal después de la cirugía, si le duele mucho indíqueselo a la enfermera y revisaremos la dosis de calmantes- le miró a los ojos- es una suerte que esté viva, le hemos tenido que reconstruir las costillas y extirpar el bazo debido a la colisión. Así mismo, se ha roto la tibia de la pierna izquierda. Estará con nosotros una temporada y seguramente tendrá que realizar rehabilitación cuando retiremos la escayola. Si se encontrará peor, no dude en avisar a la enfermera y vendré enseguida.

– Gracias doctor.

– Ahora descanse, por favor.

El médico salió por la puerta y entró la enfermera.

– ¿Se quedará alguien esta noche a dormir? lo digo para poder hacer la cama.

– Sí, me quedaré yo- dijo Julia y miró a su marido- Llévate a Nino, podéis venir por la mañana- el niño empezó a rechistar- mamá esta bien, tú tienes que dormir, dale un beso de buenas noches.

– Mamá, no- dijo Emma- llevo sonda y no puedo levantarme- estoy bien, vete a dormir a casa y mañana venís todos, ha sido un día duro.

– ¿Estás segura?- la miró a los ojos, vio que su hija quería estar sola-.

– Sí, de verdad. Si necesito algo llamo a la enfermera.

– Como quieras- sacó su móvil del bolso y lo dejó encima de la mesita- el tuyo se ha perdido en el accidente, cualquier cosa nos llamas.

Cuando se fueron todos, empezó a llorar ¿Habían sido real los sueños? No, todo había estado en su mente. Adrián nunca le diría que la quería después de todo. Tampoco debía perdonarla. Su mente le había jugado una mala pasado durante la inconsciencia. Pensó en llamarle y contarle todo, pero, no tenía fuerzas y seguía pensado en alejarse de él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: