La barricada invisible IX

Ada paseaba nerviosa por su habitación; llevaba tres semanas esperando una maldita carta, algo, que le dijera que Mario estaba vivo. Vio bajando a todas sus compañeras con Esperanza y las siguió al vestíbulo. Allí se encontraba el resto de personal. El gobierno republicano había empezado la ofensiva sobre Zaragoza y se decía por la... Leer más →

La barricada invisible VIII

- Cuánto te he echado de menos... Ella sonrió y volvió a besarle. Alguien carraspeó y se separaron, pero, él siguió agarrándola de la cintura. - Disculpe señora Ceballos, hace semanas que no veía a mi novia. Ada se puso roja. Hasta ahora, nunca la había nombrado "novia". - Le entiendo señor Tormes, pero, la... Leer más →

La barricada invisible VII

Susana no soltaba el cuerpo de su hermano. Habían pasado horas desde que llegó en uno de los camiones y sólo habían conseguido trasladarla a una habitación con el cadáver. - Ada debes ir tú y convencerla que hay que enterrarlo -le dijo Judith- si no, Esperanza entrará y será peor -le cogió las manos-... Leer más →

La barricada invisible VI

30 de julio de 1937 Te quiero Mario, Odio empezar tus cartas con "querido", cuando para mi, eres mucho más que eso. No sé, si esta misiva te va a llegar a las señas que me dejaste. Me han dicho que estáis combatiendo por Belchite y que la batalla de Brunete ha quedado en tablas,... Leer más →

La barricada invisible V

Llevaba días evadiendo a Mario. Desde que le entregó los cuadernos, tenía miedo de lo que iba a pensar cuando leyera las cartas, su corazón estaba volcado en ellas y cada palabra expresada era sincera. Empezó a llorar con fuerza. Maldecía a su familia y los malentendidos y se odiaba a si misma por no... Leer más →

La barricada invisible IV

En los días posteriores al anuncio del baile, todas las enfermeras, excepto Ada, estaban en un frenesí continuo. Ella arqueaba las cejas con frecuencia ante los comentarios frívolos de sus compañeras y las suplía en más de un turno para que pudieran ultimar detalles como el vestido o los adornos de la fiesta. Parecía que... Leer más →

La barricada invisible III

Bajó al vestíbulo y Esperanza la envió nuevamente a hacer triaje. Vio que Pablo la miraba con resentimiento. Le debía una por Mario, así que, en un momento que tuvo, se acercó a él y le dijo: - Está bien, acepto esa sidra -él la miró con ojos esperanzadores- sólo que no sé cuando podremos... Leer más →

La barricada invisible II

- Ada, ya tenemos listo el quirófano -dijo Pablo a su espalda- es mejor que vayas al patio antes que te vea Esperanza. - No me importa que me encuentre aquí -se giró para mirarle- entraré con vosotros. - No. Tu relación con él, no te dejaría pensar con claridad - la abrazó- confía en... Leer más →

La barricada invisible I

27 de junio de 1937 << Querida madre, No he tenido ni un minuto para escribirle. Esta guerra se ha convertido en una matanza entre hermanos de la que no veo el final. Sólo hay heridos y muertos allá por dónde voy. Respecto a su última carta, no pienso volver a casa y tampoco quiero... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑